Cartel. Lara FernándezPublicado el artículo en La Gaceta Digital

El IES Luis Chamizo sigue apostando por los libros en este curso diferente que estamos acabando. Hoy, presentamos la entrevista que los alumnos de 1º Bch le han hecho al escritor Rui Díaz que es uno de los autores que iba a visitar el IES Luis Chamizo dentro de los Encuentros Literarios que teníamos programados para la 2ª Semana de las Letras (20 al 27 de abril). Las circunstancias especiales de este tercer trimestre han anulado algunos planes previstos, pero el compromiso de Rui Díaz con nuestro centro y con el fomento a la lectura ha hecho posible la realización de esta entrevista que los alumnos han preparado con entusiasmo.Retrato 2. Carmen Leo

El libro que se han leído los chicos de 1º Bch se titula Las cunas torcidas que contiene una serie de cuentos en donde están presentes la fantasía y la ficción. Rui Díaz parte de objetos e ideas cercanas: redacciones de colegio, flores, madres, etc. y lo transporta a un universo propio en donde todo toma una dimensión mágica que consigue despertar nuestro interés por historias que “se describen como nanas para dormir a aquellos que sueñan con un mundo mejor”.

Rui Díaz es licenciado en Filología Hispánica y profesor de Lengua y Literatura. Ha publicado Los turistas, su primera novela, en 2013, y la historia corta El aniversario en 2014, dentro de la antología Fantasmas. En 2018 ganó el premio Felipe Trigo de narración corta con El cuento del espejo, un accésit en el premio de textos teatrales Raúl Moreno FATEX con El jardín botánico y otro accésit en el premio por los 25 años de la editorial De la Luna Libros por Las cunas torcidas. Como músico es líder del grupo Rui Díaz & La Banda Imposible, cuyo primer LP, Los heraldos negros, fue publicado en 2016.

Foto 2 con reloj arena

Como dato curioso apuntamos que Rui Díaz fue profesor en el IES Luis Chamizo hace ya algunos años y esto es algo que nos enorgullece porque seguimos su trayectoria profesional llena de triunfos y, desde aquí, le felicitamos por ello.

Pregunta: El libro comienza con una cita de Iris Murdoch en donde se dice que “vivimos en un mundo de fantasía y que la gran tarea de la vida es encontrar la realidad”. En estos tiempos inciertos ¿no sería más fácil seguir viviendo en un mundo de ilusión que empeñarse en encontrar una realidad incómoda?

Respuesta: Por supuesto, el caso es que creo que siempre de algún modo, la realidad es incómoda y es por eso que inventamos la ficción hay una cita de Chesterton que bien podría haber sido también la cita que iniciase el libro que dice: “que la literatura es un lujo y la ficción una necesidad” y yo siempre he creído eso. Realmente, si inventamos la ficción, es para poder sobrellevar la realidad, a fin de cuentas, todo es ficción incluso nuestra memoria se sustenta en eso, por ello, un mismo hecho, que hayan vivido varias personas diferentes, no lo recuerdan del mismo modo, todos lo recordamos de manera diferente porque el recuerdo en sí creo que es la primera invención.

Retrato 1. Carmen LeoPregunta: ¿Por qué pensó que era buena idea escribir un libro de esta manera: lleno de realidades, madurez, etc.? 

Repuesta: Siempre he escrito para explicarme a mí mismo el mundo en el que vivo. Creo que, desde que tengo uso de razón, si hago memoria, siempre he escrito lo mismo y es un poco también en relación con la primera pregunta acerca de la ficción y la realidad y es que escribo como una forma de escapismo para inventarme un mundo mejor. No sé si la literatura o el arte pueden cambiar el mundo, pero creo que sí que pueden crear nuevos mundos y el hecho de que exista esa posibilidad, entiendo que es el germen de una esperanza real para poder cambiar el mundo. Si podemos creer en que puede existir un mundo mejor, tal vez podamos llegar a conseguir ese mundo mejor.

Pregunta: Si ”nana” está utilizado como sinónimo de cuento ¿entonces, qué significa “cunas torcidas”?

Respuesta: Toda la semántica con la que decidí cubrir el libro de cuentos tiene que ver con el sueño, tanto las nanas como las cunas porque lo que quería contar es cómo el sueño, que también podríamos traducir por la ficción o lo maravilloso, se cuela dentro de la realidad. Entonces Las cunas torcidas quería que recordase al título Los renglones torcidos de Dios y gira un poco entorno a eso, al sueño real que se tuerce para meterse dentro del terreno de la fantasía. No sé si lo que he escrito se podría considerar realismo mágico, pero supongo que estaría muy cercano. Son historias que podrían ser reales, que hablan de personajes reales, cotidianos, que son salpicados, de repente, por lo maravilloso.

Pregunta: ¿Por qué el libro tiene este formato, es decir, son pequeñas historias y no una única? ¿Has escrito más libros de este tipo?

Respuesta: Creo que todos los libros de cuentos tienen que tener cierta unidad, un hilo conductor, una especie de leitmotiv que gire en torno a todos ellos, si no, no tiene mucho sentido. Una colección de cuentos al azar, para mí por lo menos, no tendría mucho sentido. Son pequeñas historias, pero el núcleo común, el hilo conductor sería, precisamente, cómo se cuela la ficción, la maravilla dentro de lo cotidiano. Pero, a parte, también, escribí un único relato en el que no se cuela la fantasía, por así decirlo, es el último: La nana del agua que es un poco la clave para entender el resto de los cuentos porque no sé si os habéis fijado, pero el protagonista de La nana del agua es un escritor. Es Horacio Ferre y todos los personajes que aparecen en todos los cuentos tienen sus mismas iniciales H. F. Todos se llaman así porque lo que quería era demostrar, de alguna forma, que todas esas historias podrían haber sido historias escritas por el mismo Horacio Ferre. A la vez, mi idea era darle un mayor empaque y un mayor peso de realidad y de verosimilitud a ese personaje. Ese personaje escritor que aparece dentro de un libro, pero que a su vez, ha escrito otros libros. El hecho de que tengan sus mismas iniciales es por algo que escuché una vez a Vargas Llosa que decía: “que el acto de escribir es como un striptease a la inversa”, es decir, todos los personajes que uno escribe son el mismo escritor, pero el hecho de escribirlos bien o mal se traduce en que nadie pueda reconocer al escritor en esos personajes, por eso lo del striptease a la inversa. Creo que los escritores siempre están hablando de sí mismos y lo único que cambia, son los pequeños ropajes que pueden ser variaciones de los propios recuerdos o variaciones de los recuerdos de los demás porque, al final, la imaginación es eso. La imaginación no es más que una combinación de recuerdos.

Entonces, eso es un poco lo que pretendía y con respecto de si he escrito más libros de este tipo, si os referís a libros de cuentos, he terminado uno hace muy poquito, aunque aquí el vínculo de unión entre todas las historias serían la infancia, la maternidad y la inocencia, pero desde otra perspectiva, desde el género de terror, de ciencia-ficción y que espero, que se publique. Iba a decir, espero que no tarde en publicarse, pero no, espero que se publique, simplemente.

Pregunta: ¿Qué significado tiene la portada del libro? ¿El dibujo que aparece es el planeta Tierra de color rosa?

Respuesta: La portada del libro no la elegí yo, sino que, como pertenece a una colección de la editorial De la luna libros, todos tienen la misma portada solo que va cambiando el color, precisamente, de la Luna que es lo que aparece en portada, no es la Tierra, es la Luna

Pregunta: En La nana del tiempo se afirma que la realidad puede permitirse el lujo de ser inverosímil. ¿Cree que la literatura convierte la verdad en mentira?

Respuesta: Partimos de la base de que no creo que haya una verdad absoluta igual que no creo que haya una realidad absoluta, sino que todo es subjetivo. En ese sentido es muy curioso que la realidad puede ser inverosímil porque decimos siempre que la realidad supera la ficción. Sin embargo, en los cánones, la ficción tiene que ser verosímil si no, como lectores o como receptores de esa ficción, nos van a saltar todas las alarmas y no vamos a comprar lo que nos están contando, siempre vamos a decir que no es creíble a pesar de que sepamos que la realidad, muchas veces, no es creíble. Pero es que puede que ese sea el valor determinante de las ficciones y de la literatura, en concreto, el poder contar una verdad terrible como algo hermoso, a fin de cuentas, la literatura y todo el arte es forma no contenido; da igual lo que se cuente porque se lleva contando lo mismo desde el principio de la historia.

Hay tres grandes temas: vida, amor y muerte y siempre están repetidos. Yo les explico a mis alumnos que piensen en las películas o en libros de temática amorosa, por ejemplo A tres metros sobre el cielo es la historia de un adolescente malote y una adolescente pija; si nos vamos un poco más atrás, en el mismo cine, tenemos Titanic que es la misma historia; si nos vamos más atrás, podríamos llegar a Romeo y Julieta; si nos vamos más atrás, tenemos La Celestina que a su vez ya bebía también de obras clásicas y nos damos cuenta que siempre se está contando la misma historia lo único que cambia es la forma. En ese sentido, no sé si la literatura convierte la verdad en mentira; pero, desde luego, si la convierte en mentira, tiene que ser una mentira hermosa porque creo que ese es el fin último de la literatura y del arte, en general, convertir algo, a priori terrible, en algo digno de ser contado, en algo bello. Por ejemplo, los autores de la Generación del 27, de repente, entienden que el objeto no tiene por qué ser bello per se, sino que tiene que ser bello en el poema y, por eso, hay poemas dedicados a una bombilla o a una máquina de escribir porque lo importante es la forma, por tanto, lo importante es que, si la verdad se convierte en mentira, al pasarla a literatura, al menos tiene que ser hermosa.

Pregunta: En La nana del tiempo me ha gustado mucho la parte en donde la profesora les dice a los alumnos que escriban todo lo que les había ocurrido en su vida hasta aquel instante. Todo lo que escribamos acerca de nosotros es bueno y siempre nos sirve para mejorar. ¿A dónde pretende llegar con esto? ¿Cuál es su fin?

Respuesta: Creo que toda la historia de La nana del tiempo y la idea de escribir sobre todo lo que le había ocurrido en su vida hasta ese instante juega un poco con la idea de qué tiene más importancia si la ficción sobre algo real o la realidad porque eso es algo que, creo, muchos de nosotros hacemos, que es imaginar las distintas posibilidades y el hecho de que no las vivamos, no significa que tengan menos peso. Os pongo un ejemplo: imaginémonos viajando en un autobús haciendo un viaje largo y alguien muy atractivo, un chico o una chica, se sienta a nuestro lado en el autobús en ese trayecto largo y, durante todo el viaje, estamos mirando de soslayo y estamos pensando en qué le diríamos, en esa fantástica primera frase que le desmontaría por completo y eso nos llevaría a tener una larga conversación durante todo ese trayecto en el que, de repente, descubriríamos que somos almas gemelas, que estamos hechos el uno para el otro, que todo es perfecto maravilloso, que nos bajaríamos del autobús, nos cogeríamos la mano, sin que nadie nos viese, con un poco de nervios, nos daríamos el teléfono, quedaríamos para después y tal vez nos despidiésemos con un beso, quién sabe. Pero qué es lo que ocurre en realidad, que nos bajamos del autobús ya ha terminado el viaje y no hemos dicho ni una sola palabra; aunque eso no le quita importancia a todo lo que hemos vivido. El sueño también es importante, independientemente, de lo que ocurra en la realidad; por eso el protagonista de La nana del tiempo escribe su historia hasta ese momento, pero después su historia cobra vida aparte, independientemente, de la vida real que haya tenido. Es una manera de identificar la ficción, lo qué soñamos es con lo que realmente somos, por eso, al final, cuando va a leer sobre su vida es como si todo implosionase y, de repente, esa vida que ha seguido viviendo sin él, se termina en el momento que va a ser leída. Es una manera de identificar un poco la ficción con la realidad, supongo, y el sueño con la realidad.

Pregunta: ¿Por qué en el microrrelato La nana del tiempo decidiste darle un final tan trágico a Herbert?

Respuesta.- No me gusta pensar que el final de Herbert sea trágico como tal sino más que trágico, consecuente porque, a fin de cuentas, se ha dedicado más a la necesidad de vivir una vida por algo, que de vivir su vida por sí mismo, es decir, que al final ha estado tan preocupado de todo lo que tenía que hacer para engrandecer esa imagen de la vida que tenía él mismo, que de disfrutar simplemente, de llevar a cabo si acaso el carpe diem. No ha vivido por sí mismo, no ha vivido pensando o, mejor dicho, no ha vivido sin pensar, sino que ha vivido constantemente pensando en lo que tenía que hacer para engrandecer su legado y, por eso, a la hora de desenterrar su legado o de desentrañarlo, su vida se termina porque realmente no había vivido para él mismo sino para su ficción para su propia ficción. Por eso creo que no es no es trágico su final, sino más bien es trágica su vida su final simplemente es consecuencia.

Pregunta: ¿Por qué en La nana del tiempo Herbert Follie relaciona su historia escrita con los vinos?

Respuesta: Herbert relaciona su historia con los vinos por darle un poco de mayor peso al contexto de su personaje de algo que había escuchado a su padre diciendo que los buenos vinos mejoran con el tiempo; entonces, su propia vida y su propia historia también iba a mejorar con el tiempo, no podía dejarla ahí donde la habían dicho: “escribe tu vida hasta este instante”, sino que tenía que reposar y pasar el tiempo y entonces su historia hacerse mejor es por eso que la relaciona con los vinos.  

Pregunta: ¿En La nana del tiempo Herbert Follie muere por emoción al leer su historia después de cuarenta años?

Respuesta: Herbert lo que hace no es leer su historia después de cuarenta años, sino liberarla. En cierto sentido, al leer, al ir a leer su historia, va a dejar de escribirse. Pero es que su historia se había convertido, de alguna manera, en su vida; entonces al leerla, lo que hace es terminar con ella y a la vez que termina con su historia de ficción, termina con su vida en la realidad.

Pregunta: ¿Podría explicar la frase donde dice: “Cada relación perdida no es más que un cementerio de palabras” que aparece en La nana del cementerio?

Respuesta: “Cada relación perdida no es más que un cementerio de palabras” gira en torno a una idea que leí una vez a Jorge Carrión autor de Librerías, entre otros libros, y esa idea hablaba de cómo cada pareja crea un vocabulario secreto del tipo: churri, gordi o este tipo de cosas que, cuando esa relación termina, acaban desapareciendo. Nosotros cargamos a todas las palabras con significado. Las palabras no tienen un significado único y exclusivo tienen muchos más, además de los que aparecen en el diccionario. Imaginaos que vuestro primer beso fue debajo de la canasta del patio del instituto, para vosotros ese lugar, incluso la palabra “canasta”, pasa a tener un significado mucho mayor que para otras personas porque está cargada de recuerdos. Nosotros, a medida que vamos viviendo, vamos llenándolo todo de nuestra propia subjetividad, de nuestros propios recuerdos. En ese sentido, cuando digo “cada relación perdida no es más que  un cementerio de palabras” es porque todas esas palabras que hemos llenado de recuerdos, al perder esa relación, queremos no sé si olvidarla, pero sí que, seguro, superarla y si volvemos a tener otra pareja después, no vamos a utilizar los mismos apelativos cariñosos (churri o gordi) porque esas palabras tienen un significado preciso, ya están asociadas a otra persona; por lo tanto son unas palabras que, en algún sentido, han muerto. A eso me refería con que “cada relación perdida no es más que un cementerio de palabras”.

Pregunta: ¿En el relato La nana ciega te has inspirado en alguna vivencia personal o de alguien que te la haya contado?

Respuesta: Sí, creo que sí, releyendo La nana ciega sí que encuentro lugares comunes e historias que me han contado mis amigos que son padres o mis hermanos respecto de mis sobrinos y mis padres y los padres de mis amigos, cómo intentaban meter mano en la crianza de los niños y cómo parece que no se les deja a los padres primerizos equivocarse como lo hicieron sus propios padres. Pero es bueno, es algo que pasa siempre. Parece que no se da permiso a que la gente cometa sus propios errores y, por ello, esa parte sí que está inspirada en vivencias de amigos y de hermanos o cosas que yo también he visto por mí mismo

Pregunta: ¿Por qué en el microrrelato La nana ciega las cajitas de música no sonaban nunca en la casa de aquella familia? 

Respuesta: La idea de La nana ciega surgió, simplemente, con una imagen que era la de la caja de música y de un bebé que no hablase, de un  niño pequeño que no hablase que lo que hacía era absorber ese sonido de las cajas de música que es un poco lo que hace el bebé en La nana ciega va absorbiendo  ese sonido, va dejando mudas todas las cajas de música y adquiriendo su propio vocabulario, que es el que ha robado de las cajas de música. No va a tener una primera palabra normal porque lo que, realmente ha adquirido, es la música antes que las palabras de sus padres que están más centradas en la discusión. Entonces su primera palabra tiene que ser importante, siempre va a ser importante una primera palabra, pero aquí más, porque lo que hace es cambiar un poco las tornas del relato de cómo se supone que tiene que ser. Son los padres los que cuidan a sus hijos, sin embargo, en La nana ciega, en realidad, es el hijo el que cuida de sus padres y por eso su primera palabra no va a ser más que música, música de una cajita de música de una nana para tranquilizarles, dormirles y hacerles despertar en un nuevo mundo en el que las discusiones ya no sean la moneda de cambio sino otra cosa diferente, tal vez el amor. 

Pregunta: ¿Por qué en el relato La nana ciega empleas cajas de música como símbolo, cuando están a punto de romper su relación y cuando están en su mejor momento, después de conseguir volver a la normalidad, ya que estas situaciones son contrarias, lo normal no sería que estuviesen representadas por cosas opuestas?

Respuesta: No creo que tengan que ser cosas opuestas porque los opuestos ya son ellos, es un poco es darle la vuelta a lo que es el tema del camino del héroe Ulises volviendo a Ítaca. Lo importante en el camino del héroe es volver siempre al punto de partida porque entonces se puede apreciar cómo el viaje ha cambiado al protagonista. Realmente, lo que pretendía utilizando el mismo símbolo de las cajas de música que siempre es igual, es que los padres advirtiesen su cambio volviendo al mismo lugar que sería el mismo símbolo, pero es entonces cuando tienen que entender cómo les ha cambiado el viaje de la paternidad.

Pregunta: ¿Por qué en el microrrelato La nana del ruido los agentes detuvieron al señor Fenn?

Respuesta: Harold Fenn debe mucho dinero, por eso, precisamente, al enviar la carta pidiendo que pongan un letrero con que allí estuvo su tienda, sus acreedores pueden descubrir su paradero y de ahí que le detengan porque debe muchísimo dinero que no ha pagado.

Pregunta: ¿Por qué en el relato La nana del ruido hay tanto odio al señor Fenn por parte de los vecinos?

Respuesta: No es que sea tanto odio el que sienten por el señor Fenn, sino que, aunque es un narrador omnisciente, sí que el punto de vista está muy cercano al de Fenn, sobre todo cuando se habla de su tienda y es él, el que siente ese odio que, en realidad, no es odio sino olvido. Él ha tenido un sueño, pensaba que iba a triunfar con su tienda de música y es algo que nunca ha pasado y por eso debe tanto dinero y por eso está endeudado y por eso tiene que salir huyendo y ese odio que cree que sienten hacia él, no deja de ser acrecentado cuando después de ocurrir el milagro, el terremoto y todos sus instrumentos de música tocan una hermosa canción a partir del temblor de tierra. El hecho de que no se lo reconozcan, también le hace pensar que todos le odian. Pero, en realidad, es simplemente alguien que no ha tenido suerte en la vida y en vez de entender o intentar entender por qué ha pasado eso, decide culpar a todos los demás.

Pregunta: En el relato La nana de la hormiga ¿por qué Elena nunca llegó a conocer a su hijo? Sabemos que se lo arrebataron como dice el propio texto, pero cómo.

Respuesta: Elena da a su hijo en adopción y no quería explicar, prefería que fuesen los lectores del cuento los que decidiesen por qué había tenido que ser así, por qué ella cree que no le han dejado tener al niño y ahí ya vosotros tenéis libertad para elegir la opción que mejor os convenza dentro de esa tragedia. Podéis pensar que porque Elena en ese momento era muy joven y sus padres no la dejaron y le obligaron a tener al niño para después darlo en adopción o podéis imaginar lo que queráis, yo qué sé, que era yonki y también le obligaron los servicios sociales a dar el niño en adopción. En realidad, un poco ahí podéis elegir, rellenar la historia de Elena como vosotros queráis. No me gusta ser nunca demasiado explícito, creo que es mucho más interesante cuando la historia deja abiertas ciertas partes para que las complete el lector. Creo que eso enriquece siempre el cuento.

Pregunta: ¿Por qué en el microrrelato La nana del agua la vecina de Horacio se suicida de esa manera?  ¿Qué motivos tenía?

Respuesta: Esta pregunta y su respuesta irían un poco en relación con la que he dado con La nana de la hormiga y es que prefiero que sea el lector el que intente averiguar los motivos del suicidio de la vecina de Horacio Ferre. Pero, sobre todo, cuando hablamos de este tipo de cosas, del suicidio, nunca hay un motivo exacto o, por lo menos, los casos más dolorosos son aquellos en los que no encontramos un motivo exacto. Podemos pensar que la vecina, creo que es evidente, sufría un caso de depresión y siempre está pintada con una infinita tristeza encima de ella que, irónicamente, el protagonista lo ve como algo atractivo e incluso erótico. Pero es una tristeza infinita, lleva una carga encima que nadie puede imaginarse ni siquiera yo como autor porque hay cosas que, directamente, no son imaginables y creo que la depresión es una de ellas. Por eso nunca llego a decir por qué se ha suicidado porque realmente creo que lo importante no es saber el porqué, sino saber que, probablemente, nunca lleguemos a entender el porqué.

Pregunta: ¿Cómo podría convencernos a los adolescentes de la conveniencia de la lectura? ¿Qué libros leía a nuestra edad?

Respuesta: Creo que todo el mundo tiene un libro esperándole, un libro que si llega a él, será el que le cambie su percepción de todo, el que se le agarre dentro y lo recuerde, aunque pasen años y años e incluso uno de esos libros que, a medida que creces, tienes miedo de volver a releer porque tú ya no eres el mismo, entonces tienes miedo de que no vuelva a impactarte de la misma manera que lo hizo en su momento. Realmente es que es eso, cuando alguien me dice, alguno de mis alumnos me dice que no le gusta leer es que creo que simplemente no ha encontrado el libro adecuado, pero también es cierto que, como buen adolescente, hará caso omiso de lo que diga un adulto así que no sabría cómo convencer a un adolescente de la conveniencia de la lectura salvo si acaso, tal vez prohibiéndola o algo así porque siempre lo prohibido tiene un valor añadido ¿no? Bueno, a parte de bromas y tonterías, es que creo firmemente eso, que, realmente, hay un libro para cada uno de nosotros que nos está esperando. También, es verdad, que quitaría todo el valor de esas campañas de lectura que se han hecho a lo largo de los años de “leer es divertido” porque, a día de hoy, tenemos que la cultura audiovisual es amplísima y lo devora todo. Hoy todo es muy rápido y vivimos en la inmediatez y si sale una serie, sale la temporada entera y me la veo en una tarde. Yo he llegado a conocer gente que las ve con la velocidad aumentada para que, si el capítulo dura cuarenta minutos, verlo en veinte y así poder terminarla antes que nadie. Entonces contra eso no se puede competir de la misma manera.

Lo que diría acerca de la conveniencia de la lectura es que es un placer solitario, eso es lo primero y que ayuda, en cierta medida, a parar el mundo. Cuando alguien está leyendo, solo si lo están haciendo bien, solo está leyendo y está escuchando una historia que, en ese momento, alguien está contando exclusivamente para él. Entonces, creo que eso es lo realmente importante. Frente a toda la velocidad y la inmediatez de todo lo que nos rodea, de repente leer se convierte en un acto solitario e importante. Por lo que decía antes, porque el tiempo de algún modo se para y, además, cuando tenemos esa edad, todo se convierte en algo mucho más importante y todo se coge con voracidad. Hay que saber elegir lo que se coge para, precisamente, devorarlo con ansia y que se convierta en algo importante. Con respecto de qué libros leía a vuestra edad, recuerdo que cuando tenía catorce o quince años, una de las cosas que más me gustaban era el género de terror y fue entonces cuando empecé a leer a Stephen King, por ejemplo, y recuerdo haberme leído It, que tiene mil y pico páginas, en menos de dos semanas porque necesitaba leerlo, necesitaba conocer el final de esa historia y es que lo importante es eso, hacer algo con pasión. No es cuestión de leer porque tengamos que hacerlo porque eso nos va a hacer mejores personas, no. Creo que, la lectura lo que va a hacer es que nos entendamos mejor, por lo que decía antes, porque nos provoca un momento para parar y para vernos a nosotros mismos y vernos a nosotros mismos a través de otros personajes. Los libros nos sirven para coger un poco de distancia con respecto al mundo, ellos nos ayudan a parar y mirar de otra manera. Creo que eso es lo que hace la buena literatura, hace que miremos las cosas de otra manera y creo que eso es lo realmente importante.

Pregunta: De aquí a unos cuantos años ¿piensa que esta sociedad va a mejorar o a empeorar respecto a la lectura y a los estudios?

Respuesta: Pues no lo sé, realmente no lo sé. Tiendo a evitar demonizar a las generaciones posteriores a las mías, no creo que el momento actual sea peor que el momento en el que yo tenía vuestra edad. Realmente, los que leíamos cuando yo tenía diecisiete años, éramos muy pocos. Entonces, creo que la cultura, la lectura y el valor de los estudios ha sido siempre algo minoritario, al menos en el sentido pasional del término y en el sentido de entenderlo como una necesidad no como algo que hay que hacer. No hay que leer porque sí, no hay que estudiar porque sí porque vamos a entrar en tal carrera porque necesitamos tal nota de corte, no. Hay que hacer las cosas por pasión porque sean importantes para nosotros, no porque alguien nos haya dicho que son importantes. Cuando yo tenía vuestra edad, por ejemplo, muchos amigos míos decían yo voy a estudiar informática porque tiene muchas salidas, pero no tenían ningún interés por la informática o yo voy a estudiar esto porque tiene muchas salidas o no voy a estudiar esto, que es lo que me gusta, porque tiene pocas salidas. Creo que eso es un error tremendo, a fin de cuentas, lo que elegimos, determinará el resto de nuestra vida y tenemos que ser consecuentes con eso porque es importante, aunque me voy por las ramas un poco porque no sé la respuesta. No sé si la sociedad va a mejorar o a empeorar respecto a la lectura y a los estudios, francamente no lo sé. Como profesor he visto de todo. He visto una mayor apatía, sobre todo, en cursos más pequeños, que es algo que me rompe el corazón porque no lo entiendo, no puedo entender cómo alguien con once o doce años, de repente, ya está de vuelta de todo y cansado y con esa apatía que, creo, que es el mal peor que puede existir, que algo no te importe, que no tengas ganas de hacer nada, que no te ilusione nada, creo que eso lleva a una infinita tristeza. Pero, por otro lado, también he visto alumnos y cursos enteros brillantes a más no poder y que se ilusionan por el futuro, entonces no lo sé, creo que siempre ha sido así.

El problema, tal vez, es del mundo en que vivimos y, en concreto, puede ser en España, el miedo que me da a esa polarización de o conmigo o contra mí o de esto o de lo otro. Creo que lo que sí que se escapa, en los últimos años, es el pensamiento crítico. Pero no solo en adolescentes sino también en adultos, el leer cosas distintas a tu opinión. Parece que, simplemente, estamos escuchando siempre algo que reafirme nuestra opinión. Creo que lo único inteligente a día de hoy es dudar de todo. No creo a los que dicen que tienen la certeza absoluta, si acaso la certeza es que van a estar equivocados porque lo único inteligente es dudar, como yo dudo a la hora de intentar responder a esta pregunta porque no sé si vamos a mejorar o a empeorar. Creo que siempre tenemos que intentar mejorar de manera individual, es lo que siempre se ha dicho: para cambiar el mundo, primero cámbiate a ti mismo y, al final, funciona un poco así, son pequeños cambios los que hacen que todo pueda transformarse, si no es imposible.

Pregunta: Finalizamos la entrevista dando las gracias a Rui Díaz por su buena disposición para que esta actividad haya podido realizarse. Los alumnos de 1º de Bachillerato hemos sentido la cercanía de este escritor y el interés que ha mostrado por resolvernos las cuestiones referidas a su libro y a la literatura en general.

Respuesta: Quiero daros las gracias por todas vuestras preguntas, algunas me han hecho sudar un poquito y siento que no nos hayamos podido ver; pero, por lo menos, he podido saber qué os había aparecido el libro a través de todas vuestras cuestiones. Os mandó mi gratitud infinita por vuestra lectura atenta y por perder, entre comillas, el tiempo haciéndome esta entrevista porque, la verdad, que se agradece mucho; así que nada más, muchas gracias y espero que nos podamos ver pronto. Un abrazo para todos.

EPÍLOGO

Despedimos esta temporada de actividades de fomento a la lectura con esta deliciosa entrevista al escritor Rui Díaz. Quiero felicitar a los alumnos de 1º Bch porque este tercer trimestre, han seguido las clases y el estudio en la distancia, pero además han leído Las cunas torcidas y han preparado esta entrevista con mucho cariño, aunque las condiciones de trabajo no hayan sido las habituales. También agradecemos que Rui Díaz haya respondido a nuestra llamada a la hora de dejarse preguntar por nuestros chicos. Sus reflexiones nos han parecido una clase magistral de literatura en donde se aprecia su amor por la cultura que transmite la lectura. Sus palabras, además, han ayudado a descifrar las claves necesarias para llegar a la comprensión de los relatos de Las cunas torcidas que es un libro lleno de magia y fantasía y lo recomendamos a todos los lectores.

Desde el Departamento de Lengua y Literatura del IES Luis Chamizo damos por finalizadas las actividades literarias que teníamos previstas para el curso 2019-20. Todos los que nos seguís, habéis sido testigos de las modificaciones que, la crisis sanitaria nos ha obligado a hacer en todos los proyectos programados. Pero destacamos la implicación de los alumnos que han respondido a las propuestas y han posibilitado que sigamos en contacto con todo lo relacionado a los libros. Durante estos meses, la lectura ha sido uno de nuestros nexos porque, además de un placer es una necesidad que sirve para mejorar la condición humana que es, al final, lo que pretendemos.

Alumnos de 1º Bachillerato que han formulado las preguntas:

 

Clara Isabel Mora Díaz

Estela Díaz Pintado

José Luis Rivas Carrasco

Judtih Moreno Morales

Mónica Guisado Ramírez

Nerea Domínguez Muñoz

Raquel González Gallardo

Yurena Lucas Pérez

 

Cartel: Lara Fernández Rodríguez

 

Dibujos: Carmen Leo Guisado 1º ESO A

 

Coordinadora: Olga Paredes Astillero